LO SENTIMOS AMIGOS DE NEGRO (Cronica prebenja)

Lo sentimos amigos de negro (All Blacks), pero esta vez el verdadero trofeo al esfuerzo se lo han ganado los prebenjas del Sanse: Pablo D., Hugo G., Miguel, Jacobo, Hugo M., Nico, Diego N., Jorge, Guillermo, Antonio, Marcos, Lucas, Pelayo, Diego F. y Pablo F.

 

Este año los padres están poniendo el liston de las crónicas muy alto. Turno de otro padre novato, Alejandro, padre de Miguel, que confiesa haberse divertido jugando a ser periodista deportivo. Gracias por tu crónica.

 

La segunda jornada de la FRM en Orcasitas, primera en la que ha participado esta temporada la nueva hornada de prebenjamines del Sanse Scrum, resultó muy satisfactoria tanto en lo meteorológico como en lo deportivo.

Y es que, aunque el objetivo es aprender y pasarlo bien, si además de disfrutar de una soleada y agradable mañana jugando al rugby con tus compañeros, obtienes la recompensa al esfuerzo colectivo ganando los dos partidos que juegas, se añade el sabor de la victoria al bien merecido bocata de panceta, y entonces está más rico aún (si cabe) y te lo comes con una sonrisa en la cara, que no se te borra ni cuando te dicen en casa que lo del tercer tiempo está muy bien, pero que como no te comas el cocido te vas al sin bin. Pero no hay problema, a estas alturas del día podrías irte de mariscada y chuletón con los pilieres de Gales y aún habría hueco para ese cocido.

 

Si en el torneo de Getafe los chicos ya nos sorprendieron por lo rápido que parecen estar asimilando los conceptos básicos del juego (no hay que olvidar que para muchos de ellos se trata de su primera experiencia con el balón oval), este sábado pudimos comprobar de nuevo que el trabajo que están haciendo en los entrenamientos poco a poco se va reflejando en los partidos. ¡Y aún tenemos toda la temporada por delante para seguir aprendiendo y mejorando!...

 

El primer partido de la mañana fue a las 12:30 en el campo de hierba natural, contra el CAU Metropolitano, club que tiene su sede allí en Orcasitas, así que se puede decir que jugábamos contra el equipo local. El partido arrancó con alternancias en el juego, con buenas jugadas de ataque pero también con los errores normales, y así la primera parte transcurrió con un intercambio de ensayos (hasta cuatro) por parte de ambos equipos. Llegamos al descanso con igualdad en el marcador, pero la tónica iba a cambiar en la segunda parte; tras juntarse en el  habitual corro y escuchar atentamente las indicaciones de Leyre y Eli, los prebenjamines del Sanse salieron en la reanudación dispuestos a poner en práctica las instrucciones que las entrenadoras les habían transmitido para mejorar las facetas del juego en las que estábamos fallando. Una mejor organización defensiva nos permitió recuperar muchos balones y encadenamos una sucesión de buenas carreras culminadas con ensayo. Poca resistencia pudieron oponer los chicos del CAU ante el buen desempeño de los prebenjas del Sanse, y así se llegó al final con el marcador favorable de 10 ensayos a 4 (20-50).

 

Tras el pasillo para felicitar y dar las gracias a nuestros rivales, nos dirigimos al campo de césped artificial para preparar el siguiente partido, que iba a ser a las 12.30 frente a los Osos del Pardo. El inicio de este segundo encuentro también resultó muy igualado, con alternativas en el juego pero no tanto acierto ofensivo. Nuestros prebenjamines tuvieron que esmerarse en una buena ocupación de los espacios en defensa y con efectivos placajes a los pies conseguían detener las acometidas de los Osos. A su vez, nuestros oponentes lograban frenar los buenos avances de los delanteros del Sanse, pero finalmente encontramos el premio a nuestro esfuerzo con dos marcas que nos distanciaron en el marcador. Y aunque el ‘expresivo’ entrenador de los del Pardo gritara “¡Explosión!” a sus jugadores en un intento por cambiar el rumbo del partido, esa táctica (lo que sea que fuera) no les dio resultado, y nuestros chicos supieron asegurar la victoria por 4 ensayos a 2 (10-20).

De nuevo el pasillo en reconocimiento del esfuerzo de nuestros compañeros de partido y… ahora sí, ¡al bocata!! Puede que un humilde bocadillo de panceta no tenga tanto prestigio como la copa Webb Ellis de campeones del mundo ni tanto glamour como el premio Princesa de Asturias, pero si los mismísimos All Blacks jugasen en Orcasitas no está tan claro que galardón preferirían recibir…

 

Lo sentimos amigos de negro, pero esta vez el verdadero trofeo al esfuerzo se lo han ganado los prebenjas del Sanse: Pablo D., Hugo G., Miguel, Jacobo, Hugo M., Nico, Diego N., Jorge, Guillermo, Antonio, Marcos, Lucas, Pelayo, Diego F. y Pablo F.

 

Mención especial para Juan, que, aunque esta vez no pudo jugar por causas ‘ortodóncicas’ ajenas a su voluntad, vino a animar a sus compañeros y a hacer grupo.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

BOLETIN DE NOTICIAS

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.