CONVIRTIENDO SUEÑOS EN INOLVIDABLES EXPERIENCIAS

Todo comenzó con una avería y el sincero sentimiento de ayuda que nos une. Yo te lo arreglo. El pequeño gruñón entra en acción. Kike fue a casa de uno de sus pupilos a arreglarles la caldera. Y ahí empezó todo. Estelle deja caer la bomba. Tengo familia en Francia, en Layrac, y tienen una escuela de rugby que está creciendo. Sería maravilloso un intercambio con los nuestros. No me lo digas dos veces. Por preguntar…

 

En ese momento se empezó a fraguar el sueño que vivirían un grupo de jóvenes jugadores y jugadoras de la escuela de Sanse Scrum. ¡Un intercambio con una escuela en Francia! La escuela no para de crecer, y este sin duda ha sido un paso de gigante.

 

La verdadera artífice y desarrolladora de la idea, Estelle, se puso manos a la obra y en coordinación con Veronique de la escuela de Layrac, dejaron todo atado y bien atado para que saliera a la perfección, no solo la estancia de nuestros pupilos, sino también la de las familias y entrenadores que acompañarían a la expedición.

Madrugón el viernes y traslado al aeropuerto sin escatimar. Coches de lujo para llevar a nuestra expedición al aeropuerto gracias a Rodolfo, papá de Adri y Hugo. Parecíamos jefes de estado. Ver las caras de la gente salir a un grupo emocionadísimo de niños de la zona vip del aeropuerto no tiene precio.

 

Viaje relámpago a Toulouse donde nos esperaba un microbús que nos llevaría directos a las instalaciones de la escuela de Layrac. En el recibimiento ya se vio que todo iría como la seda. Comenzábamos a conocer la hospitalidad de las familias francesas que acogerían durante 4 días a nuestros chicos y chicas. Tras pasar la mañana conociendo las instalaciones, nuestros amigos nos deleitaron con una suculenta comida antes de dejar a los chicos en buenas manos, las de sus familias “adoptivas”.

 

 

Comenzaba el otro acto de hospitalidad. Los familiares y entrenadores cenarían y dormirían en casa del papa de Estelle. Daniel es un hombre encantador. Abriendo las puertas de su casa de cuento a las afueras del pueblo a un grupo de desconocidos (barbacoa para cenar de la mano de Carlos incluida) y haciendo gala de una amabilidad y hospitalidad abrumadora. Los niños y niñas estaban en buenas manos, pero el resto de la expedición no podíamos pedir más.

 

El sábado primera sorpresa que nos tenían preparada nuestros anfitriones. Disfrutamos del privilegio de visitar el campo de un equipo de rugby francés que juega nada más y nada menos que en la mejor liga del mundo, el Top 14. El Sporting Unión Agen nos abrió las puertas de su estadio y, con la compañía de los dos responsables de comunicación (Damien Bourret y Charlotte Ruano) y las explicaciones de dos jugadores del equipo, Andrés Zafra (guía en española) y Xerom Civil, pudimos sentarnos en los vestuarios de las estrellas francesas, levantar sus pesas (las pequeñas), visitar su sala de relajación… nuestros pequeños (y los no tan pequeños) disfrutaron de la amabilidad y cercanía de los jugadores franceses, Andrés respondió pacientemente a todas sus preguntas, y la visita finalizó con el regalo de un libro con la historia del club francés.

 

Siempre acompañados de las familias de acogida y los pequeños jugadores de Layrac-Caudecoste, nos esperaba otra vez en el campo de la escuela una barbacoa para coger fuerzas para la tarde. Un pequeño inciso aquí. Juagaba el mundial la selección francesa de futbol. No nos pudimos saltar ese ritual. Cada niño/a a su casa a verlo, o a la piscina, o a jugar a la play… al menos el partido entre escuelas se retrasó a horas menos calurosas.

 

Acabada la cita mundialista, llegaría el gran partido, esta vez en las instalaciones de Caudecoste. La escuela francesa está formada por componentes de dos pueblos limítrofes de la zona, Layrac y Caudecoste, dos equipos que juntaron sus escuelas para poder competir.

 

Empezaron serios el partido los chicos y chicas de ambas escuelas (creo que perdimos, pero lo dimos todo, como siempre).”Mi primer partido internacional”, comento un joven jugador francés. Luego nos mezclamos, y acabaron padres y niños, entrenadores y niñas, todos compartiendo el oval. Momentazo en Caudecoste, con jóvenes y adultos placándose sin tregua. La grada disfruto de lo lindo.

 

Tras el partido, llego uno de los momento más emotivos. Es difícil mostrar el agradecimiento que desde Sanse sentimos hacia todas las personas que tan bien se han portado con nosotros. Pero ahí estaban nuestros entrenadores Javi, Manu y Kike para transmitirlo. Supieron los tres en un emotivo intercambio de regalos y camisetas hacerles llegar ese agradecimiento.

 

Las caras de felicidad de los pequeños jugadores franceses recibiendo su regalo; las lágrimas de Veronique con su camiseta del Sanse; las risas y camaradería entre iguales en el intercambio de camisetas con los entrenadores y directiva de los clubs de Layrac y Caudecoste; la sencillez de Daniel, todo corazón; la alegría desbordante de las mamás de acogida con sus camisetas nuevas; la sonrisa de Philippe con la zamarra sansera, la hospitalidad en persona.

 

Tantos detalles que contar. Tantos momentos vividos.

 

La preocupación de las familias de acogida persiguiendo a nuestros chicos para que se tomara la medicina que les tocaba; el consuelo maternal a ese pequeño que en un momento dado echaba de menos a su familia; el abrazo de cariño sincero a unos niños y niñas que ya eran como parte de  algo que empezaba a construirse; la hospitalidad de Estelle y su familia; el fenomenal trato de un equipo de la elite del rugby mundial; el cuidado en cada detalle para que todo el mundo estuviera disfrutando cada momento. 

 

Cena, bebida y música (que viva España de Manolo Escobar incluido) en el campo para acabar una jornada inolvidable. Un día en el que se refrendó el hermanamiento de ambas escuelas y el pacto entre los clubs de que esto solo ha sido el principio. 

 

 

A los pequeños aun les quedaban dos días de disfrutar de la hospitalidad francesa, con visita a un parque multi aventura, tirolinas, un lago con toboganes… y una triste despedida, pero algunos ya teníamos que marchar.

 

Nos han puesto el listón muy alto y en Sanse ya estamos pensando en el verano que viene y la visita de nuestros amigos franceses para devolverles todo lo que nos han dado.

 

Nada de esto hubiera sido posible sin el concurso de mucha gente. Gracias primero a la fantástica gente de los clubs de Layrac y Caudecoste, al presidente de Layrac Patrick Gaube y los entrenadores que nos han acompañado (Sebastien Mages, Emilie Manias Claysac…) y, como no, a la maravillosa Veronique, siempre atenta y preocupada por cada uno de nosotros.  

 

Gracias muy muy especiales a las familias que han acogido a nuestros pequeños en sus casas con tanto amor: familia Jacquemin (gracias Philippe); familia Le Moal, familia Oustrin; familia Ginelli; familia Alberghetti; familia Laforgue; familia Gorostidi; familia Lasgleyzes (papas de Veronique); familia Gauthier; gracias de verdad por hacer felices a los nuestros.

 

Gracias también a los entrenadores de Sanse que no solo han tutelado la estancia de nuestros jóvenes en Francia, también han trabajado como siempre en la organización y coordinación de cada actividad. Gracias Javi, Manu y Kike. Cracks.

 

Gracias a toda la gente del club que en mayor o menor medida se ha implicado en que este intercambio saliera adelante, a las familias de nuestros jugadores, las que tuvieron la suerte de acompañarlos y las que no pudieron, y que ya están trabajando en el recibimiento de nuestros hermanos franceses.

 

Por último, gracias a la maravillosa familia de Estelle, la amabilidad, hospitalidad y bondad de su padre Daniel, la sonrisa y atención de su hermana Céline y la predisposición de Carlos acogiéndonos es impagable; fiel reflejo de la autentica artífice y desarrolladora del proyecto, que dice haber cumplido un sueño con él, pero lo que realmente ha hecho es hacernos vivir ese sueño a todos nosotros. MUCHAS GRACIAS POR TODO ESTELLE

 

A l'année prochaine. vive la France!!!!

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Carmen (jueves, 05 julio 2018 14:11)

    Enhorabuena chavales!!! Envidia sana. Rodolfo el próximo partido queremos coches.
    De verdad, q pena no poder vivirlo con vosotros.

  • #2

    Maribi (jueves, 05 julio 2018 15:18)

    Grande Sanse, da gusto veros crecer y dar tantos y tantos pasos. A seguir así!!!!

    Un abrazo.

  • #3

    kike (jueves, 05 julio 2018 18:08)

    muchisimas gracias Sanse, un sueño hecho realidad despues de tantos años , no tengo palabras para transmitir toda la carga positiva de esta gran experiencia, que gran suerte pertenecer a este gran Club, hasta septiembre

  • #4

    fede (viernes, 06 julio 2018 11:04)

    Que bonito, pero esto es Rugby, no hay xq sorprenderse. La gente que ama este deporte es diferente a la mayoría!


BOLETIN DE NOTICIAS

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.