COMENZÓ LA LIGA PARA LOS RUGBIERS MÁS PEQUES Y MÁS LOCOS

Crónica: Aurora Redondo- Fotos:

 

El pasado sábado 5 de noviembre comenzó la Liga de Madrid para los rugbiers más peques y más locos, los Linces del XV Sanse Scrum. Después de dos meses entrenando, conociéndonos y haciendo piña, llegaba nuestra prueba, el momento del debut en que saldríamos al campo a descubrir de qué están hechos estos chavales. El cielo nublado, la lluvia que nos recibió al principio del calentamiento no desanimó a estos guerreros en tamaño de bolsillo, así que para no tener frío, saltamos, nos movimos, nos empujamos y jugamos para recibir con garras y dientes este primer partido.

Salimos al campo un poco despistados. Alguno llevaba la camiseta del color que no era y el bucal en la zapatilla, pero entre todos nos espabilamos y, una vez listos y en nuestros puestos, comenzó el partido. Atentos al árbitro, los Linces recibieron el balón y trataron de avanzar, luchando contra los placajes de los niños del San Isidro, que una y otra vez bloqueaban el balón e impedían el avance. Aún así, entre todos fuimos avanzando metro a metro y, entre ensayos de los contrarios, fuimos anotando nuestros puntos. El partido se llenó de emoción en las jugadas en que un Lince sansero cogía el balón desde medio campo, echaba a correr, sorprendiendo a la defensa, y anotaba ensayo detrás de la línea de marca. A la hora de defender el balón, dimos el callo persiguiendo a los de San Isidro, aunque en muchas ocasiones fallásemos a la hora de placarlos. A lo largo del partido todos los Linces participaron, gracias a las sustituciones ilimitadas, y desde fuera destacó la ayuda de Manolo, nuestro delegado, que mantuvo a los suplentes calientes y atentos a su turno de volver al campo.

Nuestros linces nos deleitaron en este primer partido con jugadas en que corrieron en dirección contraria, achaquémoslo a la lluvia o al despiste del primer partido, con otro momento en que el jugador, después de llegar a la línea de ensayo, se emocionó tanto que pasó el balón a un compañero y ambos se olvidaron de posarlo para conseguir los puntos. El encuentro finalizó con un pasillo en el que dimos la enhorabuena por su partido al equipo contrario y aplaudimos a los papás y mamás por su apoyo desde la grada.

Primer partido, grandes sensaciones. Es maravilloso compartir con estos rugbiers bajitos la grandeza de descubrir este deporte, de sentir el arropo de todo el equipo y el esfuerzo compartido de luchar por algo común. Como dijo un jugador en la charla de final de partido, “me gustó mucho cuando yo tenía el balón, los otros me intentaban tirar y todos mis amigos empujaban conmigo y yo iba hacia delante”. Mucho que mejorar, ¡una vida entera por aprender!, pero un orgullo inmenso por estos cachorrillos que me contagian un poco de su locura y me enseñan tanto o más de lo que yo puedo enseñarles a ellos.

Mil gracias a los progenitores de la categoría de Linces por haber traído a sus hijos a Orcasitas y por la confianza que nos dais para sacar lo mejor de cada niño. Gracias a Manu por arbitrarnos el partido y a San Isidro por darnos un rival contra el que jugar.

También deseamos a Caye una pronta recuperación de su lesión de rodilla, que le impidió compartir este momento con nosotros. ¡A tope, co-coach! Un abrazo muuuy grande.

¡¡¡SanSeScrum!!!

Escribir comentario

Comentarios: 0

BOLETIN DE NOTICIAS

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.