LA MONTAÑA DE SISIFO: Crónica cadete

XV Sanse Scrum Leblon - 0

CRC Canoe Azul- 41

 

10 de Noviembe de 2012

Fiesta del RUGBY en San Sebastián de los Reyes. Desde las categorías inferiores hasta el partido de Primera Nacional de nuestros seniors. De once de la mañana hasta las siete de la tarde hemos disfrutado de un día de auténtico RUGBY, permítaseme escribir la palabra con mayúsculas. Gracias a todos nuestros compañeros que con su esfuerzo desinteresado consiguen hitos como este.

 

Como teloneros de nuestro equipo estrella jugaron los cadetes contra el líder de la categoría y Campeones de España Cadetes de la temporada anterior el CRC Canoe Azul. El reto consistía en subir esa montaña olvidando el resultado de la semana anterior contra Tasman Boadilla. Y nuestros chicos dieron la cara. Ante un equipo netamente superior en los conceptos del rugby fueron capaces de espaciar los ensayos en contra para llegar a un aceptable resultado de siete ensayos a cero.

 

Como en la montaña de Sísifo sabían que el esfuerzo era inútil e incesante, que el partido lo perderían tarde o temprano pero se afanaron por minimizar el resultado. En ningún momento bajaron los brazos y les dejaron pasar sin oposición. Porque Canoe no era como Tasman. Boadilla nos metió ocho ensayos y pudieron ser muchos más si no fuera por sus pérdidas de balón en el pase.

Canoe no fallaba una jugada a la línea de tres cuartos. No tuvieron pérdidas de balón por fallos en la recepción y solo la dura oposición de nuestros jugadores impidió que consiguieran un marcador típico de estas categorías.

 

Para analizar el partido cabría fijarse en como fueron los ensayos recibidos. El primero en el minuto seis. Ataque continuo de Canoe en el inicio con leves respuestas por nuestra parte y tras melé introducida por ellos nos ensayan al pasar el balón a la línea de tres cuartos y entrar por banda. El segundo ensayo no llegaría hasta el minuto veinte. Jugada de delantera que chocando logran llegar hasta nuestra línea de marca. El tercero llegaría en el minuto treinta, ganamos una melé y una patada defensiva a lo loco propicia su contraataque que nos pilla desprotegidos.

 

Primer tiempo y solo tres ensayos en contra. Como el segundo ensayo fue transformado el resultado es diecisiete a cero. Se puede considerar una buena primera mitad con un resultado ajustado.  Su mayor experiencia en las melés nos hace perderlas casi todas. En los rucks consiguen dar la vuelta a nuestro jugador para robarle el balón tras el placaje. En las touches nos ganan de largo. Es una situación en la que la mayor parte del tiempo el balón está en sus manos. A nuestros chicos solo les queda defender. Y lo han hecho con valor e intención.

Para la segunda parte se plantea la incógnita si serán capaces de mantener esa capacidad defensiva que han demostrado en la primera parte. La presión a la que se están viendo sometidos es muy fuerte y existe el riesgo de bajar los brazos y recibir un resultado humillante.
Máxime cuando en el minuto tres de la segunda parte nos vuelven a ensayar. Canoe forma un maul y tras avanzar apretando fuerte pasan a su línea que crea superioridad en el ala y ensayan.  Tras este ensayo de nuevo se impone nuestra resistencia y hasta el minuto diecisiete de la segunda parte no son capaces de marcar otro ensayo. Perdemos veintidós a cero y nuestros jugadores intentan conseguir el ensayo del honor. Son catorce minutos de dominio y de tenerlos cercados en su campo. Pero el ensayo no llega. Principalmente por el error que solemos cometer partido tras partido. Se nos cae el balón de las manos con mucha asiduidad. Para la defensa contraria esto supone un alivio. No se ven forzados a medirse en los placajes con nuestros jugadores y por tanto su esfuerzo es mínimo.

 

Como queda dicho en el diecisiete vuelven a ensayarnos. Se produce tras la enésima touche perdida. Ahora también consiguen transformar. Veintinueve a cero y quedan dieciocho minutos. El fantasma de la desorganización se cierne sobre nuestras cabezas. La incertidumbre se acrecienta cuando solo tres minutos después nos marcan el sexto ensayo. Puede convertirse el partido en un correcalles, ellos marcando y nosotros sacando de centro. Este sexto ensayo viene de otro fallo nuestro. Patada sin sentido hacia el centro de la cancha y de nuevo sus buenos receptores la aprovechan para contraatacarnos. Con la transformación treinta y seis a cero. De nuevo sacamos fuerzas de donde no quedan y vamos a por el ensayo del honor. Es imposible. O se nos cae el oval de las manos o nuestros jugadores eligen atacar individualmente.

 

Pero la sensación es buena. Hay coraje, hay esfuerzo, hay lucha y hay sudor. Me fijo en las camisetas de nuestros jugadores y están embarradas. Las de Canoe mucha más limpias. Es una prueba del estilo de juego. El último ensayo nos lo marcan finalizando el partido tras un bonito maul después de ganar una touche. Cuarenta y uno a cero.

Notable mejora en la lucha individual y colectiva. La organización de la línea defensiva ha impedido un resultado más abultado. Se ha practicado durante las dos semanas sin jugar por descanso y se ha notado. Después de una fase de juego abierto ellos vuelven siempre a sus posiciones mientras nosotros nos quedamos desubicados en el campo. Mucha mayor picardía de Canoe en los rucks y en las melés. Ahí nos han robado muchos balones. En las touches deberemos mejorar. Pero lo definitivo desde mi punto de vista de espectador es el juego a la mano. Se nos ha caído el balón continuamente imposibilitando nuestros ataques.

 

La montaña de Sísifo representa lo absurdo de la vida del hombre. Siempre trabajando y repitiendo todos los días las mismas acciones, como el sol que sale todas las mañanas y se acuesta todas las noches. Subiendo una roca hasta lo alto de la montaña para que caiga rodando y volverla a subir. Como un castigo de los dioses. Lo absurdo solo empieza a tener sentido cuando utilizamos esta rutina para acumular experiencias. Por tanto no importa perder. Lo que importa es saber a donde vamos, acumulando nuestras experiencias. Subiendo la montaña tantas veces como sea necesario, hasta instalarnos definitivamente en su cima.

 

ALINEACIONES: Mao, Cuco, Oso; Miguel, Mateo; Neymar, Rodri, Nacho; Josito; Adri; Jiménez, Negro, Ruso, Charris, y Guille.

Cambio: Rodri por Diego.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Manolo Teruel (martes, 13 noviembre 2012 00:58)

    Sólo hay algo mejor que el cronista...
    Los chicos que plantaron cara al CRC...
    Ese fue el único partido que pude ver en la jornada del sábado...., motivos laborales!!!!!.....
    UN ABRAZO A TODOS!!!!!....
    OS QUIERO!!!!!.....

  • #2

    Pozuelero (martes, 13 noviembre 2012 08:47)

    Muchas gracias por la cronica pero quisiera puntualizar que el año pasado no fuimos campeones de España Cadetes (fue el Marbella). Es mas, quedamos segundos en Madrid y segundo en el Torneo abierto de España.
    Ha sido un placer jugar contra vosotros. Gran evolucion del equipo y magnifica cronica.


BOLETIN DE NOTICIAS

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.